Cargando...
//¿Qué es la degeneración macular relacionada con la edad?

¿Qué es la degeneración macular relacionada con la edad?

La degeneración macular relacionada con la edad (DMRE) es una lesión de la mácula. La mácula es un área pequeña en la retina (un tejido sensible a la luz que recubre la parte posterior del ojo). La mácula es la parte de la retina responsable por la visión central, la cual permite ver detalles finos y colores claramente.

La mácula representa sólo una pequeña parte de la retina, sin embargo, es mucho más sensible a los detalles que el resto de la retina (llamada retina periférica). El buen funcionamiento de la mácula le permite realizar actividades como enhebrar una aguja, leer letra pequeña o señales de tránsito. La retina periférica le permite tener una visión lateral. Si alguien está de pie a un lado de su visión, la retina periférica le ayuda a reconocer la forma genérica de dicha persona.

La mácula es el centro de la retina y es la responsable por la visión de detalles y colores.

La mácula es el centro de la retina y es la responsable por la visión de detalles y colores.

Muchas personas mayores desarrollan degeneración macular como parte del proceso natural de envejecimiento del cuerpo. Hay diferentes tipos de problemas maculares, pero el más común es la degeneración macular relacionada con la edad.

La presencia de degeneración macular puede manifestarse con síntomas tales como una visión borrosa, zonas oscuras o distorsión en la visión central, y quizás una pérdida permanente de la visión central. Por lo general, no afecta su visión lateral o periférica. Por ejemplo, si usted tiene una degeneración macular avanzada, puede ver la silueta de un reloj, pero es posible que no vea las manecillas que indican la hora.

Las causas de la degeneración macular incluyen la acumulación de depósitos llamados drusas por debajo de la retina, y en algunos casos, el crecimiento de vasos sanguíneos anormales, también debajo de la retina. Con o sin tratamiento, la degeneración macular por sí sola casi nunca causa ceguera total. Las personas con estados más avanzados de degeneración macular relacionada con la edad pueden seguir teniendo una visión periférica útil. En muchos casos, el impacto de la degeneración macular en su visión puede ser mínimo.

Las lesiones amarillas en la retina son llamadas de drusas y son la etapa inicial de la degeneración macular relacionada con la edad.

Las lesiones amarillas en la retina son llamadas de drusas y son la etapa inicial de la degeneración macular relacionada con la edad.

Cuando la degeneración macular genera una pérdida de la visión, por lo general comienza en un solo ojo. El otro ojo puede ser afectado posteriormente.

Muchas personas no son conscientes de que tienen degeneración macular hasta que el cambio en su visión es notable, o cuando es detectada durante un examen ocular.

Hay dos tipos de degeneración macular:

Degeneración macular seca o atrófica (llamada también no neovascular) con drusas.

La mayoría de las personas que tienen degeneración macular desarrollan la forma seca. Esta condición es causada por el envejecimiento y adelgazamiento de los tejidos de la mácula. Por lo general, la degeneración macular comienza cuando unas partículas pequeñas de proteínas grasosas (drusas), que pueden ser amarillas o blancas, se forman por debajo de la retina. Eventualmente, la mácula puede hacerse más delgada y dejar de funcionar correctamente.

En la DMRE Seca avanzada observamos como en la macula ya no existen fotorreceptores para recibir la luz y transformarlas en imágenes.

En la DMRE Seca avanzada observamos como en la macula ya no existen fotorreceptores para recibir la luz y transformarlas en imágenes.

Con una degeneración macular seca, la pérdida de la visión suele ser gradual. Las personas que desarrollan una degeneración macular seca deben hacer un seguimiento cuidadoso y constante de su visión central. Si usted nota algún cambio en su visión, avise a su retinólogo de inmediato, ya que la condición seca puede transformarse en una degeneración macular húmeda (exudativa), la cual es mucho más perjudicial. Si bien no existe ningún medicamento o tratamiento para la degeneración macular seca, algunas personas pueden beneficiarse con un régimen de vitaminas especial para esta condición.

Uso de la “Cuadrícula o Rejilla de Amsler” para detectar síntomas de degeneración macular

Rejilla de Amsler

Rejilla de Amsler

Si usted ha sido diagnosticado con una degeneración macular seca, debe utilizar a diario una gráfica llamada cuadrícula o rejilla de Amsler. Debido a que la degeneración macular seca puede transformarse en húmeda (una condición más perjudicial), esta cuadrícula le ayuda a hacer un seguimiento rutinario de su visión. Para usar la cuadrícula de Amsler, asegúrese de que haya buena luz y use sus lentes de lectura, manteniendo la gráfica a unos 35 centímetros de distancia de su cara.

Cúbrase un ojo. Mire directamente al punto central con el ojo descubierto y mantenga el ojo enfocado en él. Mientras mira directamente al punto central, observe si todas las líneas de la cuadrícula son rectas o si hay áreas que estén distorsionadas, borrosas u oscuras. Repita el procedimiento con el otro ojo.

Si alguna parte de la cuadrícula se ve ondulada, borrosa u oscura, póngase en contacto con su retinólogo inmediatamente.

Solicite su cita con el Dr. Dacarett

Degeneración macular húmeda o exudativa (también llamada neovascular)

Rejilla de Amsler alterada por los efectos de la degeneración macular.

Rejilla de Amsler alterada por los efectos de la degeneración macular.

Alrededor de un 20 por ciento de las personas que padecen de degeneración macular tienen la forma húmeda. Esta puede causar más daño a la visión central o la visión detallada que la forma seca.

Degeneración macular húmeda

La degeneración macular húmeda ocurre cuando hay un crecimiento de vasos sanguíneos anormales por debajo de la retina. Este crecimiento de vasos sanguíneos se llama neovascularización coroidal (NVC), ya que crecen en la capa debajo de la retina llamada coroides. Estos nuevos vasos sanguíneos pueden tener fugas de líquido o sangre, causando visión borrosa o una visión central distorsionada. La pérdida de la visión con este tipo de degeneración macular puede ser más rápida y más evidente que la de una degeneración macular seca.

El riesgo de perder una visión detallada depende del tiempo que tengan los vasos sanguíneos anormales para continuar creciendo o producir fugas de líquido o sangre (entre más tiempo pasa, mayor es el riesgo). Además, si el crecimiento de vasos sanguíneos anormales ocurre en un ojo, existe el riesgo de que lo mismo ocurra en el otro ojo. Mientras más temprano se diagnostique la degeneración macular húmeda, más posibilidades hay de poder preservar algo o gran parte de su visión central. Por eso es muy importante que usted y su retinólogo supervisen la visión de cada ojo cuidadosamente.

En la DMRE húmeda podemos observar hemorragias del fondo de ojo.

En la DMRE húmeda podemos observar hemorragias del fondo de ojo.

Síntomas de la degeneración macular

En un estado temprano de la enfermedad, las personas pueden no ser conscientes de que tienen degeneración macular hasta que notan leves cambios en la visión, o la enfermedad es detectada durante un examen ocular. Las personas en riesgo de desarrollar una degeneración macular deben realizarse exámenes oculares para dicha condición con regularidad y si es apropiado, empezar un tratamiento si la enfermedad es diagnosticada.

Señales y síntomas de la degeneración macular seca:

  • Visión borrosa a distancia y/o de lectura;
  • Necesidad de luz más brillante para ver de cerca;
  • Los colores parecen menos intensos o brillantes;
  • Visión nublada;
  • Dificultad para ver cuando hay transición de luz brillante a luz baja (por ejemplo, entrar a una habitación con poca luz desde afuera);
  • Dificultad o incapacidad de reconocer los rostros de la gente;
  • Manchas o áreas borrosas en la visión central.

La degeneración macular seca puede afectar uno o ambos ojos. Si un solo ojo es afectado por la enfermedad, el otro ojo tiende a compensar la visión, por lo cual es posible que usted no note cambios en la visión.

Señales y síntomas de la degeneración macular húmeda:

  • Visión distorsionada – las líneas rectas aparentan ser onduladas, torcidas o irregulares;
  • Presencia de manchas oscuras de color gris o puntos en su visión;
  • Pérdida de la visión central;
  • El tamaño de los objetos aparenta ser diferente en cada ojo;
  • Los colores pierden su brillo, o no tienen el mismo aspecto en cada ojo.

Los síntomas de la degeneración macular húmeda por lo general aparecen y empeoran rápidamente.

En la DMRE la visión central está comprometida.

En la DMRE la visión central está comprometida.

¿Quién está en riesgo de desarrollar DMRE?

Los médicos y científicos nos conocemos las causas exactas de la degeneración macular, pero está claro que la enfermedad está íntimamente asociada con la edad, ya que muchas personas mayores desarrollan degeneración macular como parte del proceso natural de envejecimiento del cuerpo. Un estudio importante ha encontrado que el riesgo de desarrollar degeneración macular salta de un 2 por ciento en personas de mediana edad, a casi un 30 por ciento en personas mayores de 75 años de edad.

Personas de la tercera edad son más propensas a padecer de DMRE.

Personas de la tercera edad son más propensas a padecer de DMRE.

Estrés oxidativo y la degeneración macular

Nuestros cuerpos constantemente reaccionan con el oxígeno del medio ambiente. A través de la vida, y como resultado de esa actividad, el cuerpo produce unas moléculas pequeñas llamadas radicales libres. Los radicales libres afectan a nuestras células, dañándolas ocasionalmente. Esto se conoce como estrés oxidativo y se cree que juega un papel importante en el desarrollo de la degeneración macular.

La degeneración macular en las familias

La herencia es otro factor de riesgo para desarrollar degeneración macular. Las personas con un familiar cercano que tenga la enfermedad tienen una mayor probabilidad de desarrollar degeneración macular.

Inflamación y degeneración macular

Algunos estudios han demostrado que la inflamación (hinchazón de los tejidos del cuerpo) puede jugar un papel en el desarrollo de la degeneración macular. La inflamación es la manera como el sistema inmunológico del cuerpo combate infecciones u otros elementos que considere como “invasores”. Pero una inflamación asociada con un sistema inmunológico hiperactivo puede ser un factor de riesgo para desarrollar degeneración macular.

Tabaquismo, presión arterial alta y colesterol anormal, y degeneración macular

El acto de fumar y la hipertensión arterial están asociados con la forma de degeneración macular húmeda. Algunas investigaciones sugieren que también puede haber un vínculo entre la obesidad y los estados temprano e intermedio de degeneración macular, cuya combinación puede ayudar al desarrollo de un estado avanzado (degeneración macular húmeda).

Personas que fuman tiene un chance más elevado de padecer de DMRE

Personas que fuman tiene un chance más elevado de padecer de DMRE

Otro factor de riesgo de desarrollar degeneración macular puede ser la presencia de un nivel anormal de colesterol o tener presión arterial alta (hipertensión).

Diagnóstico de la degeneración macular

Muchas personas no saben que tienen un problema macular hasta que se dan perciben que su es visión borrosa o distorsionada. Exámenes de los ojos realizados con regularidad por un retinólogo pueden ayudar a detectar problemas o estados primarios de la degeneración macular, antes de que usted los note.

Para establecer si se ha desarrollado una degeneración macular, su retinólogo dilatará (ampliará) las pupilas con gotas para los ojos y le examinará los ojos con un oftalmoscopio, un aparato que le permita ver la retina y otras áreas en la parte posterior del ojo. Si hay detección de degeneración macular, el médico le puede indicar el uso de una cuadrícula o rejilla de Amsler para establecer síntomas de la degeneración macular tales como zonas onduladas, borrosas u oscuras en áreas de su visión.

Degeneración macular húmeda: detección a través de angiografía con fluoresceína y tomografía de coherencia óptica

Si su retinólogo sospecha que puede tener la forma húmeda de degeneración macular, tomará unas fotografías especiales del ojo por medio de una angiografía con fluoresceína y una tomografía de coherencia óptica (OCT). La tomografía de coherencia óptica es una herramienta sofisticada y precisa que detecta los vasos sanguíneos anormales mediante la creación de una imagen especial de la mácula. Ambos exámenes los puede encontrar en Hospital y Clínicas Santa Lucia.

A través del examen OCT podemos obtener detalles microscópicos para el tratamiento moderno de la DMRE

A través del examen OCT podemos obtener detalles microscópicos para el tratamiento moderno de la DMRE

Durante una angiografía con fluoresceína, un tinte de fluoresceína se inyecta en una vena en su brazo. El tinte viaja por todo el cuerpo, incluyendo sus ojos. A medida que el tinte pasa a través de las vasos sanguíneos de la retina, fotografías del ojo son tomadas. Las áreas anormales son resaltadas por el tinte, mostrando a su médico si un tratamiento para degeneración macular es posible, y si es el caso, dónde tratar los vasos sanguíneos anormales.

Tratamiento de la degeneración macular

Desafortunadamente, no hay todavía un tratamiento aprobado para la forma seca de degeneración macular. Sin embargo, un estudio científico ha demostrado que las vitaminas antioxidantes específicas y el zinc pueden reducir el impacto de la degeneración macular en algunas personas, ayudando a hacer más lenta su progresión hacia etapas más avanzadas.

Es muy importante recordar que los suplementos vitamínicos no son una cura para la degeneración macular, ni devolverán la visión que ya se ha perdido causada por la enfermedad. Sin embargo, cantidades específicas de los suplementos juegan un papel clave en ayudar a mantener la visión de algunas personas con alto riesgo de desarrollar un estado avanzado (degeneración macular exudativa), o a demorar la progresión de la enfermedad.

Hable con su retinólogo para saber si usted está en riesgo de desarrollar degeneración macular avanzada, y si estos suplementos le pueden ser recomendados.

Solicite su cita con el Dr. Dacarett

Tratamiento de la degeneración macular húmeda

El tratamiento de la degeneración macular húmeda puede requerir el uso de un método anti-VEGF (factor de crecimiento endotelial vascular), un tratamiento con láser térmico o terapia fotodinámica (TFD). Por lo general, el tratamiento de la degeneración macular húmeda reduce (aunque no elimina) el riesgo de una pérdida severa de la visión.

Inyección con medicamento anti-FCVE para tratamiento la degeneración macular húmeda

Esta es una forma común de tratar la degeneración macular húmeda, atacando una partícula específica en el cuerpo que hace que vasos sanguíneos anormales crezcan bajo la retina. Dicho producto químico es llamado “factor de crecimiento endotelial vascular”, o VEGF. Nuevos tratamientos farmacéuticos (llamados drogas anti-VEGF) se han desarrollado para el tratamiento de la degeneración macular húmeda, capaces de bloquear el químico VEGF. El bloqueo reduce la formación de vasos sanguíneos anormales, demora el escape de líquidos, ayuda a retrasar la pérdida de visión, y en algunos casos, la mejora.

El tratamiento de avanzada para la DMRE es la aplicación de medicamentos dentro del ojo.

El tratamiento de avanzada para la DMRE es la aplicación de medicamentos dentro del ojo.

El retinólogo administra una droga anti-VEGF directamente en el ojo durante un procedimiento ambulatorio. Antes del procedimiento, su retinólogo limpiará el ojo para prevenir cualquier infección y aplicará un anestésico en gotas o una inyección con aguja muy fina para adormecer el ojo.

En algunos casos, su retinólogo puede recomendarle una combinación de tratamiento anti- VEGF conjuntamente con otras terapias. El tratamiento adecuado para usted depende de la condición específica de la degeneración macular.

Tratamiento con láser para la degeneración macular húmeda

Aunque la mayoría de los casos de degeneración macular húmeda son tratados con medicamentos, en algunos casos se puede utilizar una terapia de láser térmico. El tratamiento con láser generalmente es ambulatorio en el consultorio del médico, o en el hospital.

Durante este procedimiento, un rayo láser de alta energía produce una pequeña quemadura cuando llega a la zona de la retina que está siendo tratada. El rayo destruye los vasos sanguíneos anormales, evitando escapes posteriores, hemorragias y crecimiento.

Después del tratamiento con láser, la visión puede parecer más borrosa que antes, pero con frecuencia se estabiliza en unas pocas semanas. Una cicatriz se formará en el área tratada, creando un punto ciego permanente que puede notarse dentro del campo de su visión.

Normalmente, los vasos sanguíneos anormales son destruidos con un tratamiento posterior. No obstante, es probable que el 50 por ciento de los pacientes con degeneración macular húmeda que reciben este tratamiento deban repetirlo en un período de tres a cinco años. Usted puede recibir instrucciones para usar la cuadrícula de Amsler a diario para controlar si hay señales de cambio en su visión.

Terapia fotodinámica (TFD)

En algunos casos, un tipo de tratamiento para la degeneración macular húmeda llamado terapia fotodinámica, o TFD, puede ser una opción. Esta terapia utiliza la combinación de una droga activada por luz (fotosensible), y un láser frío de baja potencia para tratar degeneración macular húmeda directamente en el centro de la mácula.

El procedimiento es ambulatorio, y por lo general se realiza en la oficina de un retinólogo. La droga fotosensible que se inyecta en una vena en su brazo y viaja a través del cuerpo, incluyendo los vasos sanguíneos anormales detrás de la mácula central. El rayo láser de baja potencia va directamente hacia los vasos anormales, activando la droga, la cual ataca los vasos sanguíneos anormales no deseados.

Después de la TFD, los vasos sanguíneos anormales pueden volver a abrirse, por lo que posible que múltiples tratamientos que sean necesarios.

¿Qué sucede cuando la degeneración macular no puede ser tratada?

Es importante recordar que sólo un 20 por ciento de los casos de degeneración macular desarrollan la forma húmeda o exudativa, y un 75 por ciento de estos casos no pueden ser tratados. Pacientes con síntomas de degeneración macular seca o húmeda que no pueden ser tratados no desarrollan ceguera, ya que mantienen su visión periférica o lateral.

Si usted tiene una degeneración macular intratable, aún puede sacar el máximo provecho de la visión que le queda aprendiendo a “ver de nuevo” con ayuda de una rehabilitación, dispositivos y servicios para pacientes con baja visión. Las personas con baja visión pueden aprender nuevas estrategias para llevar a cabo sus actividades diarias. Ciertas destrezas, incluyendo el dominio de nuevas técnicas y dispositivos, ayudan a las personas con degeneración macular avanzada a recuperar su confianza en sí mismos y llevar una forma de vida independiente, a pesar de la pérdida de la visión central.

Solicite su cita con el Dr. Dacarett

Si bien es poco lo que se puede hacer para mejorar la visión de alguien con DMRE, el índice de pérdida de visión puede ser más lento con una detección temprana. Para demorar la pérdida de visión, es clave entender la degeneración macular, controlar los síntomas y acudir a su retinólogo con regularidad para examinar su visión. A pesar de la degeneración macular, es posible mantener un estilo de vida agradable.

Fuente: www.geteyesmart.org

Compártelo!
Por |2016-10-29T22:11:39+00:00junio 26th, 2015|Enfermedades de la Retina y Coroides|Sin comentarios

Deje su comentario