Cargando...

Su ojo y la Diabetes

Su ojo y la Diabetes

La diabetes puede dañar los ojos, puede causarles daño a los pequeños vasos sanguíneos de la retina, la parte posterior del ojo, lo cual se conoce como retinopatía diabética.

La diabetes también aumenta el riesgo de padecer glaucoma (presión alta del ojo), cataratas y otros problemas oculares.

La retina o fondo de ojo normal sin ningún tipo de enfermedad.

La retina o fondo de ojo normal sin ningún tipo de enfermedad.

Causas

La retinopatía diabética es causada por daño a los vasos sanguíneos de la retina, la capa de tejido en la parte posterior del interior del ojo. La retina transforma la luz y las imágenes que entran en el ojo en señales nerviosas que son enviadas al cerebro.

La retinopatía diabética es la causa principal de ceguera en los estadounidenses entre 20 y 74 años. Las personas con diabetes tipo 1 y diabetes tipo 2 están en riesgo de padecer esta afección.

Solicite su cita con el Dr. Dacarett

Existen dos etapas de la retinopatía diabética:

  1. La no proliferativa se presenta primero.
  2. La proliferativa es más grave y avanzada, y es menos común.

La probabilidad de enfermar de retinopatía y tener una forma más grave es mayor cuando:

  • Usted ha tenido diabetes por mucho tiempo.
  • Su azúcar (glucosa) en la sangre ha estado mal controlada.
  • Algunos tipos de ejercicio pueden empeorar la retinopatía diabética. Si tiene retinopatía, consulte con su médico antes de comenzar un programa de ejercicios.
La retinopatia diabética proliferativa es la última y más grave fase de esta enfermedad y eventualmente si no es tratada conlleva a ceguera.

La retinopatia diabética proliferativa es la última y más grave fase de esta enfermedad y eventualmente si no es tratada conlleva a ceguera.

Otros problemas que se pueden presentar en personas con diabetes abarcan:

Cataratas: opacidad del cristalino del ojo.
Glaucoma: aumento de la presión en el ojo, que puede llevar a ceguera.
Edema macular: visión borrosa debida a que se filtra líquido hacia la zona de la retina que suministra la visión aguda central.
Hemovitreo: Cuando hay sangrado en el interior del ojo.
Desprendimiento de retina: la cicatrización puede provocar que parte de la retina se salga de la parte posterior del globo ocular.

La retinopatía diabética puede cursar con desprendimiento de retina por tracción.

La retinopatía diabética puede cursar con desprendimiento de retina por tracción.

La hiperglucemia o los cambios del nivel de azúcar en la sangre a menudo causan visión borrosa. Esto se debe a que el cristalino en la parte media del ojo no puede cambiar de forma cuando tiene demasiado azúcar y agua. Este no es el mismo problema que la retinopatía diabética.

Síntomas

Con mucha frecuencia, la retinopatía diabética no provoca síntomas hasta que el daño a los ojos es grave. Esto se debe a que el daño puede afectar a una parte importante de la retina antes de que la visión esté afectada.

Los síntomas de retinopatía diabética abarcan:

  • Visión borrosa y pérdida lenta de la visión con el tiempo
  • Moscas volantes
  • Sombras o áreas de visión perdidas
  • Dificultad para ver en la noche
  • Muchas personas con retinopatía diabética inicial no presentan síntomas antes de que ocurra un sangrado en el ojo. Ésta es la razón por la cual toda persona con diabetes debe hacerse exámenes oftalmológicos regulares al menos una vez por año, de preferencia con un oftalmólogo sub especialista en retina.
El paciente con retinopatía diabética puede tener este tipo de visión en etapas avanzadas de la enfermedad.

El paciente con retinopatía diabética puede tener este tipo de visión en etapas avanzadas de la enfermedad.

Pruebas y exámenes

El retinólogo le examinará los ojos. Primero le pedirán que lea una tabla optométrica. Luego usted recibirá gotas oftálmicas para dilatar las pupilas de los ojos. Los exámenes que le pueden hacer implican:

  • Medir la presión del líquido dentro de los ojos (tonometría).
  • Revisar las estructuras dentro de los ojos (examen con lámpara de hendidura).
  • Revisar y fotografiar sus retinas (angiografía con fluoresceína)
Solicite su cita con el Dr. Dacarett

Si usted tiene retinopatía diabética en etapa temprana (no proliferativa), el médico puede observar:

  • Vasos sanguíneos en el ojo que son más grandes en ciertos puntos (llamados microaneurismas).
  • Vasos sanguíneos que están bloqueados.
  • Pequeñas cantidades de sangrado (hemorragias retinianas) y líquido que escapa hacia la retina.

Si tiene retinopatía avanzada (proliferativa), el médico puede observar:

  • Nuevos vasos sanguíneos que empiezan a crecer dentro del ojo, lo cuales son frágiles y pueden sangrar.
  • Pequeñas cicatrices que se forman en la retina y en otras partes del ojo (el humor vítreo).

Este examen es diferente a ir al optómetra a que le revisen su visión y ver si necesita anteojos nuevos. Si nota un cambio en la visión y consulta a un optómetra, no olvide comentarle que tiene diabetes.

Tratamiento

Es posible que las personas con la forma temprana de la retinopatía diabética no necesiten tratamiento. Sin embargo, un retinólogo entrenado para tratar la retinopatía diabética debe hacer un seguimiento cuidadoso.

Una vez que el retinólogo note que están proliferando nuevos vasos sanguíneos en la retina (neovascularización) o que se desarrolla edema macular, por lo general se necesita tratamiento.

La tratamiento del ojo con láser crea pequeñas quemaduras en la retina donde hay vasos sanguíneos anormales. Este proceso se denomina fotocoagulación y se usa para impedir que los vasos presenten filtración o para reducir el tamaño de los vasos anormales.

El tratamiento ideal para la retinopatía diabética es la fotocoagulación laser de la retina

El tratamiento ideal para la retinopatía diabética es la fotocoagulación laser de la retina

Una cirugía llamada vitrectomía se usa cuando hay sangrado (hemorragia) en el ojo. También puede usarse para reparar el desprendimiento de retina.

Solicite su cita con el Dr. Dacarett

Hay fármacos que se inyectan en el globo ocular y que pueden ayudar a evitar la proliferación de vasos sanguíneos anormales llamados de anti – VEGF, disponibles en el mercado hondureño en diferentes presentaciones.

Siga los consejos del médico sobre cómo proteger su visión. Procure que le hagan exámenes oftalmológicos tan a menudo como se recomiende, generalmente una vez cada año.

Si usted tiene diabetes y su azúcar en la sangre ha estado muy alto, el médico le dará nuevas medicinas para bajar su nivel. Si tiene neuropatía diabética, su visión puede empeorar por un corto tiempo cuando comience a tomar el medicamento que mejora su nivel de azúcar en la sangre.

Expectativas (pronóstico)

El manejo de su diabetes puede ayudar a disminuir la retinopatía diabética y otros problemas oculares. Controle su nivel de azúcar en la sangre (glucosa):

  • Consumiendo alimentos saludables.
  • Haciendo ejercicio regular.
  • Revisándose su azúcar en la sangre tantas veces como lo indique el diabetólogo y manteniendo un registro de sus números, de manera que usted conozca los tipos de alimentos y las actividades que afectan su nivel de azúcar en la sangre.
  • Tomando medicamentos o insulina según las instrucciones.
  • Los tratamientos pueden reducir la pérdida de la visión, pero no curan la retinopatía diabética ni contrarrestan los cambios que ya se han presentado.

Cuándo contactar a un profesional médico

Solicite una cita con un retinólogo si tiene diabetes y no ha asistido a una consulta oftalmológica en el último año.

Llame al médico si algunos de los siguientes síntomas son nuevos o están empeorando:

  • Usted no puede ver bien en la luz tenue.
  • Tiene puntos ciegos.
  • Presenta visión doble (usted ve dos cosas cuando hay sólo una).
  • Su visión está nublada o borrosa y usted no puede enfocar.
  • Tiene dolor en uno de sus ojos.
  • Está teniendo dolores de cabeza.
  • Ve manchas que flotan en sus ojos.
  • No puede ver cosas que están al lado de su campo visual.
  • Ve sombras.
Solicite su cita con el Dr. Dacarett

Medidas preventivas

Un buen control de la diabetes y de sus complicaciones oculares puede reducir el riesgo de ceguera en un noventa por ciento. Es importante adoptar un papel activo en el control de esta enfermedad

Desde el principio de la diabetes hay que realizar un seguimiento con exámenes anuales.

En el caso de embarazo y diabetes tienen que realizarse una revisión cada tres meses.

Las pacientes con Diabetes Gestacional deben revisarse el fondo de ojo cada 3 meses durante el embarazo.

Las pacientes con Diabetes Gestacional deben revisarse el fondo de ojo cada 3 meses durante el embarazo.

La mayoría de las complicaciones vasculares de la diabetes pueden retrasarse, prevenirse o incluso invertirse mediante un control estricto de los niveles de azúcar en sangre.

Consejos

  • Programar las visitas con su retinólogo para una exploración periódica por lo menos una vez al año.
  • Asegúrese que su retinólogo conoce sus últimas enfermedades, alergias y la medicación que esté tomando.
  • Haga un esfuerzo para controlar los niveles de azúcar en sangre.
  • Siga las recomendaciones de su médico para controlar la tensión arterial.
  • Evite el tabaco..
  • Aplíquese la medicación tal como le haya dicho su médico.
Solicite su cita con el Dr. Dacarett

Rehabilitación

El problema más frecuente es el edema macular. Como ya habíamos comentado, hay pérdida de la visión central y se conserva la lateral o periférica. Es posible ayudar a estos pacientes a mejorar esta visión lateral. Mediante un examen se determina la función visual bajo varias circunstancias, se determina el trabajo y los requerimientos del paciente para poder realizar una vida normal, así como sus deseos y aspiraciones. Es necesario proporcionar también información en su puesto de trabajo y sobre las ayudas ópticas y no ópticas de las que puede disponer.

Para la lectura y la realización de otras actividades que requieren vista “de cerca”, existen gran variedad de lupas con las que conseguir la suficiente ampliación. El tipo y el grado de ampliación se deben prescribir de manera individualizada, dependiendo de su limitación visual, destreza, etc. Existen modelos electrónicos que proporcionan una amplificación más grande (30-60 veces) y son muy manejables.

La iluminación y el uso apropiado de fuentes de luz son esenciales para el adecuado uso de ayudas visuales.

Para las tareas a distancia pueden ser necesarias ayudas telescópicas, que pueden ser manuales y absolutamente discretas.

El grado de éxito en la rehabilitación de la visión depende en gran parte de la motivación de la persona con metas realistas.

Compártelo!
Por | 2016-10-29T22:11:40+00:00 mayo 11th, 2015|Enfermedades de la Retina y Coroides|Sin comentarios

Deje su comentario